Viajar con niños – Más consejos

Hay muchos pequeños consejos y trucos que harán que viajar con niños sea más llevadero, incluso si el viaje es largo y con un recién nacido, pero solo dos realmente importantes para garantizar que tú y tu salud mental sobreviváis. En primer lugar, ser organizado. Segundo, prepárate para cualquier cosa.

Cuando digo ser organizado, me refiero a contar hasta el último ml de leche, el último pañal, el número exacto de muñecos, cada lápiz. Piensa en qué estás metiendo en la maleta y dónde, para poder llegar a todo de forma rápida y fácil cuando sea necesario. Y si conoces los números de tus víveres, sabrás cuándo se están acabando y necesitas reponer.

Lo segundo que debe saber es que no importa cómo de organizado estés, los niños y los viajes son completamente impredecibles.

Si vas a hacer vuelos internacionales con un recién nacido, es fácil que tengas con el equipaje, la silla de paseo, el bebé y tú mismo en el avión. Colapsado en tu asiento, puedes felicitarte por haber conseguido poder con todo. También debes saber que hay gente a la que no le gusta viajar cerca de un bebé y es fácil que te pongan malas caras. Ante eso, puedes pedirle a las azafatas que te muevan a otro asiento, o que lo pida la persona que tiene problemas para viajar junto a ti. Y paciencia, mucha.

Una vez que aceptas que las circunstancias están generalmente fuera de tu control, los vuelos se retrasan, los compañeros de vuelo son poco amistosos, los niños (y los adultos) tienen berrinches, es mucho más fácil lidiar con ellos.

Para tener más consejos acerca de cómo viajar con niños lee nuestro artículo:

Porque, en última instancia, este tipo de interacciones humanas son la razón por la todos viajamos. Esto es lo que debería motivarnos a lidiar con la inevitable adicción a la televisión juvenil después del vuelo de larga distancia, a cargar 10 kilogramos de leche, tentempiés y juguetes alrededor de los aeropuertos y arrastrar a los niños reacios y con jet lag a largas colas de check ins. Son los momentos de conexión, interacción y aprendizaje de cómo otras personas hacen cosas que te dan (a ti y a tus hijos) experiencias memorables.

Al igual que viajar de mochilero o tomarse un año sabático, el placer de viajar siempre es inesperado, impredecible y esas pequeñas cosas que nunca se planean. Entonces, si te organizas y te preparas para tener éxito, pero luego tienes la mente abierta sobre lo que puede venir, viajar con niños en avión no es tan desalentador ni tan difícil como podría parecer. (Pero es posible que desee quieras meter en la maleta algunos tapones para los oídos). Y también es posible que quieras comprar una maleta grande y ligera.

 

Si tienes incidencias en tu vuelo, puedes reclamar a través de abogados internacionales dedicados en exclusiva a reclamar tus derechos frente a las compañías aéreas. Te dejamos el enlace aunque ojalá nunca lo necesites.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message